volver a la portada de noticias >>      
Pereiro ha pedido correr en Donostia
El corredor gallego del equipo Phonak, ganador de una etapa y décimo en la general final del Tour, fue uno de los protagonistas de la prueba francesa.
Benito Urraburu / 13-VIII-2005

El problema es que yo tengo que seguir entrenando para correr la Vuelta a España y no puedes estar atendiendo a todo el mundo».

El prólogo de la Vuelta

Después de la Clásica no volverá a correr hasta la Vuelta a España: «Estoy preparando con mucha ilusión el prólogo de la Vuelta a España. Me va bien. Tiene un repecho al final, me gusta y junto a mi preparador, José Luis Pascua Piqueras, la vamos a preparar a conciencia. Estoy haciendo series, con un trabajo muy específico para esa prueba. En la Vuelta iré día a día».

La responsabilidad en Phonak recaerá en principio en corredores como Santiago Botero o Floyd Landis: «Realicé un comienzo de temporada fuerte y llevo ya un cierto tiempo a nivel alto, por lo que tampoco puedo hacer muchos planes».

Durante la última semana del Tour dio la impresión de que estaba bastante entero: «Físicamente ya te digo que no terminé nada mal, lo que pasa es que el Tour es traicionero. El bajón me pegó diez días después, pero ya me he recuperado, o al menos, eso creo».

Pereiro no quería perder muchos días de entrenamiento por lo que aprovechó ayer para entrenar por la mañana en Galicia y llegar a San Sebastián por la tarde. Hoy, nada más finalizar la prueba, «me marcharé otra vez a casa con los auxiliares en coche para no perder entrenamientos».

En su época de juvenil, «y sobre todo de aficionado, corrí bastantes pruebas en Euskadi de ciclo-cross». Luego acabó en el ciclismo portugués de donde le sacó Alvaro Pino para que se fuese haciendo un nombre en el ciclismo internacional.

Sin ninguna responsabilidad, tranquilo, Pereiro quiere convertirse en la sorpresa de la prueba. No sabe si le quedará algo del estado de forma que tuvo en Francia, «pero si me queda lo quiero aprovechar todo lo que pueda. Estar todo el mes de agosto sin correr antes de la Vuelta también es un riesgo puesto que no tienes una referencia clara de cómo te encuentras. Por eso prefiero correr una prueba de calidad».

Oscar Pereiro, que renovó dos temporadas más con el Phonak, ha sido uno de los corredores que más ha destacado durante el último Tour. Mantiene una progresión que no se detiene.

«Físicamente no acabé tan mal el Tour. En carrera más que el tema físico, lo que me desgastaba era el estar buscando todo el día escapadas. Sicológicamente lo noté más. Diez días después de acabar la prueba francesa me ví recuperado y le pedí a Juan Fernández correr en San Sebastián».

A Oscar Pereiro se le entiende todo muy rápido. El corredor gallego, uno de los protagonistas en el último Tour de Francia, ganó la etapa que finalizó en Pau y finalizó décimo en la general, además de ser protagonista durante un buen número de días.

«No estaba previsto que corriese la Clásica, pero me he visto bien entrenado, con sensaciones buenas y prefiero correr una buena carrera que entrenar. Durante el Tour le pedí a Juan no correrla y ya ves, aquí estoy. Hice un entrenamiento de 200 kilómetros el pasado sábado y me he encontrado muy a gusto».

Desde que finalizó el Tour no ha corrido nada, salvo criteriums: «He hecho cinco por distintos sitios. En el último me perdieron la bicicleta, que me llegó machacada, y estuve cinco días sin entrenar». Ha corrido en dos ocasiones la Clásica de San Sebastián que le parece «una carrera preciosa. Correr en el País Vasco lo es todo para un ciclista. La gente está licenciada en bicicletas, sabe quiénes son los ciclistas, tiene un gran conocimiento de este deporte».

Sobre la carrera piensa que «es una de las más bonitas del calendario. Si estás bien, para disputarla, se tiene que disfrutar mucho». Sabe que el punto clave de la prueba es Jaizkibel: «En teoría la gente coincide en que los que van a disputar la carrera no se mueven hasta esa subida. La gente que quiere ganar no se mueve antes. Ya veremos».

Su actuación durante todo el Tour le ha traido una popularidad que no esperaba: «Todavía no me creo la popularidad que me ha dado el Tour. En Bélgica, en Holanda, me ha conocido la gente. En Holanda me conocieron por el carnet de identidad en un aeropuerto, sin estar vestido de ciclistas. En Galicia también ha tenido bastante repercusión lo que he hecho». Agradece todas las muestras de afecto que ha recibido pero ha tenido que parar.

«Estoy contento, pero he tenido que parar un poco para poder seguir entrenando. Algún día he llegado a casa a las 10 de la noche de entrenar. Si dices que no a muchas cosas la gente igual piensa que has cambiado.