volver a la portada de noticias >>      
«Ganar aquí es lo más grande que me ha pasado»
Zaballa subrayó que «me motiva mucho correr delante de esta afición» Su compañero Joaquín Rodríguez afirma que el «segundo le sabe a gloria».
Jesús P. Ruano/ 14-VIII-2005
Joaquín Rodríguez y Eddy Mazzoleni flanquean al ganador de la Clásica, Constantino Zaballa, en el podio del Boulevard donostiarra. [USOZ]

El corredor catalán recordó que «desde crío he seguido la Clásica con toda la ilusión. Hay que recordar que en aficionados me crié aquí, con el Iberdrola. Es más, vivía en Hondarribia y se puede decir que Jaizkibel era como mi casa».

En relación con la estrategia seguida en el tramo final de la carrera, Purito Rodríguez no se sintió en ningún momento, «el sacrificado. Ojalá siga siendo yo el sacrificado siempre que gane un compañero. Todo el equipo atraviesa por un gran momento de forma, aunque también hay que reconocer que todo nos está saliendo redondo».

Preguntado por el demarraje de Zaballa, subrayó que «ha demostrado que era el más fuerte de los que íbamos en la escapada. También ha sido importante la labor de freno que yo he realizado en el grupo perseguidor. Creo que por fin se ha hecho justicia y ha ganado el corredor más luchador del pelotón».

Rodríguez, que suma dos segundos puestos en esta semana, también ocupó este lugar en la Vuelta a Burgos, apostilló que «ser segundo en Donostia sabe mejor que muchas victorias». El catalán quiere ser hoy protagonista principal en la Subida a Urkiola.

«Tal como lo planeamos en el hotel»

Joxean Matxin, director de Saunier Duval, calificó la carrera de su equipo como «perfecta. Nos ha salido de pizarra, tal como la habíamos planteado esta mañana en el hotel». El técnico de Basauri, en racha al conquistar por segundo año consecutivo la Clásica, reconoció que no se «nos puede pedir más. Hacer primero y segundo en San Sebastián es lo máximo. La táctica que habíamos decidido en la habitación se ha cumplido a rajatabla. Lo más importante es que hemos hecho las cosas bien. Y ahí está el resultado. Ahora, nuestro objetivo es hacer una gran Vuelta, y tal como estamos soy optimista».

SAN SEBASTIÁN. DV. Tino Zaballa (Saunier Duval) no cabía en sí de gozo en línea de meta. El corredor cántabro manifestó con franqueza que siempre creyó en sus posibilidades. «Lo más importante es tener calma y confianza en uno mismo. Sin lugar a dudas es la victoria más importante de toda mi carrera. Es lo más grande que me ha pasado hasta ahora. Ganar en San Sebastián no está al alcance de muchos corredores».

Zaballa, que se presentó en solitario en el Boulevard donostiarra con medio minuto de ventaja sobre el grupito perseguidor, en el que se impuso su compañero Joaquín Rodríguez, destacó que «para nosotros lo importante es que gane alguien del equipo. Tenemos un grupo muy compacto. Los resultados llegan porque lo hemos intentado desde el principio. Hoy nos hemos quedado dos en la escapada buena, y esto no ha sido ninguna casualidad».

«Ésta es mi carrera»

El radiante vencedor de la Clásica confesó que «esto es inolvidable para un corredor como yo. Desde la primera vez que vine a San Sebastián sabía que ésta era mi carrera y que algún día podía llegar. La primera vez estuve 180 kilómetros escapado, y esto tenía que llegar. Ha sido la culminación de muchas horas de trabajo».

El ciclista del Saunier Duval, que dedicó esta victoria a su novia y a su familia, desveló que para la prueba donostiarra cambió la mentalidad. «Siempre me he caracterizado por mi carácter combativo, aunque hoy tenía claro que sólo debía dar uno, que al final ha resultado el definitivo. Esto no significa que vaya a renunciar a mis señas de identidad, aunque sí voy a economizar los esfuerzos y no atacar a lo bobo».

El cántabro, que el año pasado ya logró un buen noveno puesto en Donostia, y que a finales de año acaba contrato con Saunier Duval, argumentó que «lógicamente, sin triunfos no se puede firmar un buen contrato. Es evidente que ganar la Clásica de San Sebastián tiene que repercutir en el nuevo contrato».

Asimismo, Zaballa adelantó que ya desde la mañana había tenido una muy buena noticia, que luego por la tarde se redondeó con su brillante triunfo. «Me ha llamado Paco Antequera y me ha dicho que si seguía en la misma línea seré uno de los corredores fijos para el Mundial. No correr el Tour, que para nosotros fue muy duro, nos ha permitido llegar a todo el equipo en un gran estado de forma de cara a la Vuelta».

«La veía desde niño»

Su compañero Joaquín Rodríguez, segundo, estaba muy feliz por la victoria de su compañero y «amigo Tino. Como él me dijo, ser segundo detrás de un compañero siempre es una victoria».