volver a la portada de noticias >>      
Zubeldia se vio con «posibilidades»
Completó una bonita carrera aunque acusó «al final el esfuerzo de la jornada» Ion Bru (Kaiku), quinto, afirmó que cogió «mal la curva de entrada a meta».
Jesús P. Ruano/ 14-VIII-2005

«Me faltó la guinda»

También estaba muy contento el beratarra Ion Bru (Kaiku). «¿Quién iba a decirme a mí que iba a acabar quinto en la Clásica! Seguro que con el paso del tiempo se valora en su justa medida».

El corredor navarro adelantó que llevaba dos meses mentalmente «con una equis marcada en el calendario señalando el día de hoy, y me ha salido bien. Estoy muy contento y satisfecho, aunque me ha faltado la guinda».

Bru también se veía con muchas opciones cuando el grupo de siete afrontaba los últimos kilómetros de la prueba. «Claro que me veía como posible ganador, ya que por lo general se me suelen dar bien los grupos pequeños».

El ciclista del Kaiku tiene muy clara su asignatura pendiente. «Me falta ganar. Este año he sido segundo en la Subida al Naranco y en una etapa de la Euskal Bizikleta y ahora, quinto en la Clásica. Hay que seguir en la misma línea y seguro que los resultados acompañan».

En este sentido, el corredor navarro adelantó que buscará el triunfo en alguna de las «clásicas que voy a disputar en Bélgica».

«La Vuelta, injusta»

Ion Bru considera que la organización de la Vuelta ha sido «muy injusta al no invitarnos. Después de la temporada que estamos completando, no tiene ninguna razón de ser. Hay que destacar la gran labor que estamos realizando tanto los corredores como el patrocinador Kaiku para sacar un equipo adelante. Son muchas energías y dedicación para que al final una decisión que no depende de nosotros no tenga en cuenta lo que se hace sobre la carretera. Desde todos los puntos de vista que se miren, la no inclusión de nuestro equipo en la Vuelta es una gran injusticia».

SAN SEBASTIÁN. DV. Haimar Zubeldia (Euskaltel), séptimo, completó una buena actuación en la Clásica de San Sebastián. El corredor usurbildarra estuvo con los mejores en la subida a Jaizkibel y tras el agrupamiento posterior fue capaz también de coger la fuga buena. «El Saunier Duval, con dos corredores entre los ocho que íbamos escapados, lo ha bordado en la parte final. Han sabido jugar muy bien sus cartas y les ha salido redondo. Tino Zaballa ha atacado muy fuerte en el alto de Miracruz mientras Joaquín Rodríguez se encargaba de sujetar al grupo».

A pesar de ello, Haimar reconocía que «cuando íbamos todos me he visto con posibilidades, si bien he acusado un poco el cansancio al final. Se ha corrido mucho durante toda la jornada. En las cuatro primeras horas se ha ido a una media de 43 kilómetros por hora».

El usurbildarra, que reanudaba la competición después del Tour, insistía. «Los 230 kilómetros se notan en las piernas. En este sentido, al final notaba cómo se me subían los gemelos. De todas las maneras, he hecho todo lo que he podido».

A la hora de valorar las posibilidades de haber luchado por el segundo puesto tras la marcha definitiva de Zaballa, Haimar desveló que «la curva de entrada al Boulevard la cogí mal y no pude esprintar bien».

En relación con el séptimo puesto conseguido, el corredor guipuzcoano se va contento de su rendimiento. «He tenido buenas sensaciones. Lo he intentado todo y he sacado fuerzas de donde he podido. Los próximos días me los tomaré de descanso, ya que los necesito, antes de enfrentar el final de la temporada».

Por último, el ciclista de Euskaltel apuntó que «en carrera se ha notado que los corredores de los equipos que van a ir a la Vuelta están muy fuertes y en un gran estado de forma».