volver a la portada de noticias >>      

ANÁLISIS
Un par de retoques


TXOMIN PERURENA

No es mi intención restar valor al magnífico triunfo de Tino Zaballa y al doblete de Saunier Duval. Completaron una gran actuación, lo mismo que los ciclistas vascos, con tres representantes entre los diez primeros y un protagonismo que no alcanzaban en esta prueba desde hace tiempo. Pero tanto la Clásica de San Sebastián como el ProTour necesitan un par de retoques. Lo visto ayer refuerza la opinión que tenía antes.

Los movimientos principales de la Clásica se centran en la parte final. Es un guión que se repite año tras año: escapada de uno o varios hombres sin ningún futuro, ritmo de caza en el pelotón y selección, más o menos numerosa, en Jaizkibel. Es como si la carrera comenzara de verdad al pie de ese puerto.

Quizá aprovechando la llegada del ProTour es el momento de introducir cambios. Sé que alguno de los componentes de Organizaciones Deportivas EL DIARIO VASCO es partidario de modificaciones en el trazado. Yo concentraría el recorrido en esa parte final. Podría, por ejemplo, subirse dos veces Jaizkibel. Es allí donde se junta la mayoría de los espectadores. Porque tampoco se trata de una Clásica apta para sprinters, que sería otra opción. Yo definiría más el trazado, dándole dureza intermedia para hacerla más selectiva.

Y también el ProTour debe retocar algo su proyecto. Soy consciente de que es difícil que el primer año salga todo perfecto, pero está claro que necesita cambios. De las figuras anunciadas en un principio al final han faltado bastantes en Donostia. No se puede decir que el ProTour haya beneficiado en cuanto a participación a la Clásica, sino lo contrario. Y creo que no era esto lo que se perseguía. El ProTour necesita soluciones.

Kaiku, un equipo que no pertenece al ProTour, obtuvo un buen quinto puesto gracias a Jon Bru. Todavía no ha descartado una invitación a última hora para la Vuelta a España. Cuenta con algún apoyo importante y ayer también se dejó ver. Actuaciones como ésta deben ayudarle en la consecución de su objetivo. Insisto: vale más un equipo con ganas que cuatro o cinco de más nombre que preferirían no acudir a la Vuelta.

Haimar Zubeldia dio un buen nivel. Es un corredor al que se le adivina fácilmente cuando va a atacar, pero estuvo en buena línea, lo mismo que Euskaltel. El usurbildarra no estará en la Vuelta a España, pero ver al equipo a este nivel me hace concebir esperanzas positivas.